Compartir esta publicacion

Portada / Tecnología

Google Stadia es el futuro de los videojuegos, pero tiene que mejorar su presente

El primer día que pude jugar a Stadia (Google cedió antes del lanzamiento unidades a algunos medios), decidí probarlo de la peor manera posible: por WiFi, con un móvil conectado a su mando oficial y con dos habitaciones entre mi cama y el router.

Para mi sorpresa, funcionó a la perfección, haciendo una rápida conexión tras la configuración inicial y permitiéndome jugar a Destiny 2, uno de mis videojuegos de cabecera y que me conozco al dedillo, sin apenas notar que lo estaba haciendo por streaming en lugar de tirando de un disco en una consola.

Y tras muchas horas de juego a dicho juego, pero también a Mortal Kombat 11, Gylt y Shadow of the Tomb Raider, que son cuatro de los 22 juegos disponibles de lanzamiento para Stadia; esta primera impresión ha sido bastante certera: Stadia, como tecnología de videojuegos por streaming, es muy buena, casi perfecta, y es un buen anticipo de lo que está por llegar.

Tras diez minutos de juego en la tele, me había olvidado de que estaba jugando en Stadia, las leves correcciones en el control y el apuntado ya las estaba haciendo sin darme cuenta y podía compensar los leves retardos provocados por la latencia. Esto es algo que dice mucho de la tecnología desarrollada por Google.

Ahora bien, si eres un jugador que, como yo, está muy acostumbrado a cómo se ve y se juega a un juego, Destiny 2 en mi caso, vas a notar que hay un retardo en el control y que el juego no se ve igual que en consola ni en ordenador. Pero si eres un jugador que entra de nuevas, o eres un jugador ocasional, puede que no notes nada raro. Esa es la magia y la pega, a la vez, de Stadia.

La ilusión de ese primer momento jugando en el móvil duró hasta la mañana siguiente, cuando inicié Stadia en el ordenador y luego en la televisión. Hay que entender que Google quiere que se pueda jugar en cualquier parte con un navegador Chrome o una app de Stadia instalada, desde tablets hasta ordenadores portátiles, pasando por móviles y televisores y monitores con Chromecast. Este es el principal cometido de Stadia, hacer totalmente accesibles los juegos que antes dejabas en el salón al salir de casa.

Pero pese a lo bien que se veía en una pantalla tan pequeña, en mi PC la calidad de imagen era mucho peor porque Google no lo ha optimizado del todo todavía. Sospecho que esto se debe a que funciona por el navegador Chrome y no por una app específica de Stadia, como lo hace en móviles o en la tele.

Y en mi televisor 4K de buen tamaño, la calidad de imagen era casi inmaculada, pero como tengo el ojo demasiado entrenado con Destiny, pude notar tanto que los gráficos no eran tan avanzados como cuando lo juego en ordenador, pero casi daba el pego. Puede que otra persona sólo viera un juego precioso y nada más.

Debo reconocer que esto lo noté, sobre todo, cuando hice la comparación directa entre las tres plataformas, consola, ordenador y Stadia. En PlayStation 4, los gráficos de Destiny 2 son ‘peores’ en tanto que tiene menor resolución y la tasa de frames no pasa de los 30 por segundo. Pero la nitidez es mayor porque el juego está instalado en su disco duro. Y en la versión de ordenador, los detalles que mis ojos pasaban por alto en Stadia saltaban a la vista cuando lo ponía el uno al lado del otro.

Esto también pasa con el control. El mando de Stadia es especial en tanto que se conecta directamente por Internet con los servidores de Google, donde están también los juegos, para que haya el mínimo posible de retardo entre la pulsación del botón y le acción en el juego. Pero yo lo noto. Irónicamente, en Destiny 2, que es un juego que siempre funciona online y eso podría perjudicar también a cómo funciona Stadia, es donde menos lo noté.

Stadia también puede funcionar con otros mandos, y al conectar por bluetooth un mando de Xbox One al móvil, no noté una gran diferencia. Y eso teniendo en cuenta que, cuando uso el mando de Stadia con el móvil, tengo que hacerlo por cable: de lanzamiento, no se puede conectar sin él.

Esta limitación es una de las varias que presenta Stadia de lanzamiento, y me dan mucha rabia porque son minucias que, sumadas, dan una imagen muy mala de Google. ¿Por qué no puedo jugar por bluetooth con el mando conectado al móvil? ¿Por qué tengo que usar un Chromecast Ultra, sí o sí, para jugar en mi televisor compatible con la tecnología de este dispositivo? ¿Por qué en ordenador el límite en la calidad de imagen es de 1080p y 60fps? ¿Y por qué tengo que usar un Pixel 3, un Pixel 3a o un Pixel 4 para jugar a Stadia en un móvil?

A estas incomprensibles restricciones hay que sumar una que es más comprensible: el catálogo de Stadia de lanzamiento. Aunque Red Dead Redemption 2 está entre los primeros juegos, no deja de ser un juego que lleva un año lanzado en consolas y que ha salido a la venta hace poco para ordenadores. Excepto Gylt, el juego desarrollado por los españoles de Tequila Works, que es la única exclusiva que podrá jugarse el día 19 de noviembre. Y sin desmerecer en absoluto el trabajo de Tequila, esto es un fallo gordo que puede condenar a Stadia.

El otro fallo, en mi opinión, ha sido la presentación de Stadia. Llamarlo ‘un servicio de streaming de videojuegos’ es una definición que lleva a la confusión a todo el mundo, profesionales y usuarios por igual, porque resulta que no es un ‘Netflix de los videojuegos’, como en un principio parecía y como todavía muchos piensan que es. No, es un servicio donde te suscribes para tener ciertos privilegios y tener acceso completo a Destiny 2, un sólo juego. Por el resto, tendrás que pagar lo que ya pagas en consola u ordenador.

El mundo del videojuego es tan complicado como el de la tecnología, y del mismo modo que a Google le cuesta llegar al corazón de los compradores de móviles con sus Pixel, es imposible llegar al corazón de los ‘gamers’ sin títulos exclusivos llamativos que te hagan destacar sobre PlayStation, Xbox o Nintendo.

Google tiene el músculo para hacer un servicio de streaming de videojuegos que funciona hasta el punto de que alguien que lleva toda la vida jugando y conoce el medio al dedillo pueda jugar cómodamente sin demasiadas pegas. Pero si no hay videojuegos que llamen la atención, de poco sirve esto.

Es verdad que luego lo que más se juega en consolas y ordenadores son videojuegos que están presentes en todas las plataformas, como Call of Duty o Fortnite, y ahí es donde Stadia podría rascar usuarios si hace bien las cosas. De momento, juegos como Doom Eternal, Cyberpunk 2077 o Marvel’s Avengers llegarán a la vez a Stadia que al resto de consolas, y eso es algo bueno.

De ahí que casi parezca que Google se ha precipitado un poco con Stadia, pues parece que lo bueno está por llegar y que se lanza bajo mínimos, algo que puede afectarle muy negativamente tal y como funciona el mundo de los videojuegos, donde cada fallo se recuerda durante años. Que se lo digan a las luces roja de Xbox o el precio de la PlayStation 3.

Todos estos aspectos negativos que destaco de Stadia tienen solución, por fortuna. Las limitaciones de dispositivos de lanzamiento se pueden resolver con cierta brevedad. Y ya entre noviembre y diciembre se lanzarán otros 14 videojuegos, si bien ninguno totalmente nuevo. Y si Google quisiera, podría sacar billetera para cerrar acuerdos y contar con más videojuegos.

Pero en lo que respecta al presente, al 19 de noviembre, Stadia es una tecnología fantástica que no tiene una aplicación práctica para el 95% de los jugadores. Por eso espero que durante los próximos meses Google mejore las cosas y le saque todo el partido a su plataforma, porque tiene mucho potencial y funciona mucho mejor que PlayStation Now, la única alternativa parecida.

Irónicamente, para mí tiene bastante sentido: sí podría plantearme pagar el precio de la suscripción por poder jugar a Destiny 2 en los ratos muertos del trabajo. Una pena que el WiFi de la redacción esté ‘capado’ y no se pueda acceder a sus servidores…

Pero quizá siguiendo esta lógica, Stadia puede evolucionar en algo mejor y que pueda resultar útil a mucha gente. ¿Un servicio para suscribirte a un juego que tú elijas, sea Destiny u otra cosa, y tenerlo disponible en cualquier parte? Sería fantástico. Pero esto es mucho anticipar e imaginar cosas.

Claro está que esto sería una opción para los más jugones, que para el público que menos juega lo óptimo sería que Stadia fuera como Netflix, pero con videojuegos. Algo que no debe ser fácil conseguir, incluso para Google. Así que lo mejor que puedo recomendar con Stadia es tener un poco de paciencia y esperar a ver si mejora en sus puntos más flojos y se abre a más dispositivos, especialmente móviles. Hay potencial para que sea algo fabuloso y asequible.

Compartir esta publicacion

Ejecutivo de @Telealtura canal 17 y Director de www.activa247.com, Reportero Gráfico, Webmaster // Más sobre mi aquí. http://bit.ly/UzG80Z


¿Qué opinas?

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *

Puedes usar estos HTML Etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>