LEYENDA URBANA #6

11401147_10153942885032080_1285665999962574585_nCarlito es un chico normal y sociable, de piel blanca, pelo negro, delgado y atractivo. Vive en el centro de la ciudad sólo , en un apartamento decorado a su gusto , era cajero bancario y su sueldo le daba para vivir dignamente .

Llegaba siempre a su apartamento después del trabajo entre las 6 y 6 y media. Un baño, un café y se ponía a ver televisión y usar las diferentes redes sociales hasta la hora de ir a la cama en eso de las 11:30 de la noche. En su habitación tenía un “armario” antiguo que había comprado en una feria de artículos usados. El armario de puerta ancha, y madera preciosa siempre le inspiraba un poco de temor, pero era una verdadera obra digna de apreciar. Aveces duraba horas mirándolo, apreciando su forma única, especialmente los domingos día en que se levantaba tarde aprovechando que no trabajaba. Cada noche a la hora de acostarse abría su Armario del cual sentía un frío que salía siempre junto al sonar de su dos puertas, con ruido espantoso y aterrador. Sacaba las sábanas para tender la cama y se acostaba de lado, frente al armario , aveces creía ver que las puertas se habría un poco; pero era fruto del sueño que lo vencía pensaba él.

Ya durmiendo, a las 3:00 de la madrugada hora en que los espíritus y entidades negativa cobran fuerza en el plano terrenal, sonaba el ruido de una de las puertas del Armario y el frío invadía la habitación. Carlito tenía siempre el sueño profundo, y pocos ruidos lo despertaban con facilidad. Con el frío tenso empezaba a esa hora a soñar que veían subir a su cama esa mujer hermosa de pechos puntiagudos y ojos negros e igual su color de pelo, delgada y de una sonrisa simulada, pero atractiva. Entraba bajo su sábana y empezaba a acariciarlo, besarlo y Carlito se dejaba llevar de tan sublime momento. Hacían el amor con tanto deseo que el frío que ella emanaba él no lo sentía. Después de terminada la jordana de éxtasis veía Carlito como ella desaparecía dentro del Armario.

Al día siguiente después que el despertador marcaba las 6:30 am. Carlito despertaba con una tranquilidad envidiable. Se levanta y corre de inmediato al baño , quitándose los bóxer se da cuenta de varias manchas de semen que quedan en el. Lo mira extraño y prosigue su rutina de baño y cepillado. Vuelve a la habitación se dirige a buscar la ropa al Armario y nota que la puerta izquierda esta semi-abierta, se detiene un poco medio confundido, luego la habré y siente el frío que sale. Termina de cambiarse y se dirige a su trabajo.

Por dos noches consecutivas Carlito soñaba y sentía lo mismo con la extraña mujer que lo poesía a la misma hora. Al tercer día luego de hacer la rutina diaria, antes de acostarse lo invadió cierto recuerdo y miraba con asombro su Armario y sentía escalofrío y un poco de miedo. Esa misma noche se acostó un poco más tarde y se durmió profundamente quizás deseando de nuevo soñar con su acosadora nocturna. Justo 3 minutos antes de la 3 :00 am, despertó con deseo de orinar, se levantó y miro al Armario y vio que estaba cerrado. Cuando regresó, entro a la habitación y sintió una presencia fría, miro al Armario y la puerta izquierda esta entre-abierta. Encendió la luz, miró dentro y no vio nada fuera de lo común excepto el frío que salía de allí. Luego Miró el despertador antes de apagar la luz y entrar a la cama y eran las 3 : 00 en punto.

Se durmió, y comenzó la danza del éxtasis y el amor. Él por primera vez le preguntó que quien era ella que en tres ocasiones le hacia el amor. Ella no contesto y siguió su baile encima del sudor de él, mientras ella se sentía fría como la noche. Al terminar ! Carlito la siguió con la mirada y la vio perderse dentro del Armario. Al día siguiente era domingo día en que él se levantaba tarde. Se despertó y tranquilo bocaarriba empezó a recordar algunas cosas de esas tres noches de pasión extraña que había tenido.

Un poco nervioso, volteó la cabeza hacia el Armario y ciertamente la puerta izquierda estaba abierta. La confusión y el miedo se apoderaron de él; si era algo real o sólo una secuencia de sueños eróticos. Se miró de nuevo su bóxer y más de lo normal de las otras noches, tenía semen regado debajo del ombligo. Se asusto ! Se levantó, trato de cerrar la puerta del Armario, pero un paño de color rojo impedía hacerlo. Lo levantó y vio que no era de su propiedad; pero tenía el mismo olor que la mujer de sus sueños. Tres años después. Un domingo a las 3 :00 de la tarde tocan la puerta del apartamento y Carlito abre y ve una niña de tres años , de ojos negros e igual el pelo; con un bulto negro y en el cuello el mismo paño rojo que el guardaba como recuerdo de la mujer de sus sueños. -Hola papi dijo la niña ! FIN.

0
Cheyenne Espinosa
Comunicador Social, Productor y Conductor del Programa Televisivo Así Es. Diplomado en Gerencia Política. Premio provincial al Liderazgo Político 2011.
http://www.activa247.com

Deja un comentario