Cerros que ponen en alto el nombre de Constanza

Tomando como norte los buenos valores y los principios familiares, la gente de Altocerro lleva dos décadas trabajando para elevar el turismo de Constanza a la máxima expresión.

Su entrega al trabajo para cautivar a sus huépedes no ha sido en vano. Durante 20 años han sabido diversificar sus propuestas para, aparte de motivar el turismo del pueblo, aportar a la conservación del Medio Ambiente. Es sobre ese concepto que nació la Fundación Altocerro, la cual preside Mariam Matías de Ricardo.

A través de ésta han podido contribuir a que se mantenga el verde y a que los visitantes encuentren un lugar provisto de un potencial ecológico que le aporte a su bienestar. Es que según explica Matías, se trata de un complejo ecoturístico compuesto por 32 villas independientes y 14 habitaciones de hotel para un total de alrededor 70 habitaciones.

“De hecho, estamos en la misma Cordillera Central, a una altura de 1,100 metros, con unas temperaturas de 15 grados durante todo el año, y menos en la época de invierno. Tratamos de que cada espacio haga gala de lo que somos: un destino natural y que apuesta a la preservación del medio ambiente”, asegura la directora de Ecoturismo de República Dominicana.

Dice que con el tiempo, han ido desarrollándose y ampliando sus propuestas. Tanto es así que hoy se denomina Altocerro Villa, Hotel & Camping, que ocupa un área de 59,000 metros cuadrados. Han priorizado además, la importancia de un centro de eventos con el fin de proporcionar a sus huéspedes un valor agregado a su estadía.

“Me explico. Con esta área, hemos querido llenar un espacio vacío que había en Constanza para el festejo de actividades de diversas índoles, con la ventaja de que se pueden hospedar en el mismo complejo si se desea”, informa Matías de Ricardo.

Sostiene que cuenta con dos espacios, el primero es el Gran Salón con capacidad para 300 personas dotado de camerinos en su parte baja e infraestructura para la presentación de espectáculos, obras y todo tipo de eventos, tales como seminarios, simposios, bodas y fiestas.

El segundo, es un salón de menor capacidad para grupos menores de 60 personas que se presta para talleres y otros eventos de poca asistencia. Matías de Ricardo asegura que este refugio es una especie de legado que su familia quiere dejar a la comunidad de Constanza, y por ende a República Dominicana, pues al lugar se dan cita personas de los distintos puntos del país para disfrutar de los atractivos que tiene el complejo turístico. “De hecho, en estos 20 años hemos trabajado para que de generación en generación en nuestra familia se sigan preservando los valores con que siempre se ha trabajado para llevar este proyecto hasta donde se encuentra”, comenta.

Enfatiza que el trabajo se aprende con el ejemplo y que eso es lo que han aprendido de sus antepasados para ser entes productivos y capaces de realizar una labor que dignifique y aporte.

0
Listindiario.com
El periódico de los dominicanos, Listín Diario. Información, noticias última hora Santo Domingo, República Dominicana: Deporte, Política y Economía
http://www.listindiario.com

Deja un comentario