Apple ha presentado en San Francisco sus nuevos teléfonos

ELMUNDO.ES /  iPhone X, que pasa ser el móvil insignia para este año; el iPhone 8 y el iPhone 8 Plus, dos versiones más continuistas en la línea de los anteriores lanzamientos.

Apple ha calificado el iPhone X (la ‘X’ se pronuncia ‘ten’, como diez en inglés) como “el futuro de los teléfonos inteligente”, pues integra tecnologías de realidad aumentada, cámaras de reconocimiento facial muy avanzadas, carga inalámbrica y un diseño con una pantalla OLED que ocupa todo el frontal, lo que elimina el lector de huellas dactilares y el botón de Home.

En cuanto a los iPhone 8, son unas versiones más evolucionadas de los iPhone 7, aunque no por ello faltas de novedades: cuentan con la misma tecnología de realidad aumentada que su hermano mayor y también con su carga inalámbrica.

Pero antes de presentar los teléfonos, la conferencia comenzó con Tim Cook receordando a Steve Jobs, pues el auditorio en el que se presentaron los nuevos productos lleva su nombre. También tuvo unas palabras para hablar de los huracanes que han golpeado Florida durante la última semana y también para explicar qué es el Apple Park, sus nuevas oficinas que funcionan únicamente con energía renovable; y para hablar de la filosofía de las tiendas de Apple con ayuda de Angel Ahrendts, principal responsable de las Apple Stores.

La conferencia tardó un poquito en pasar a hablar de los productos, pero cuando lo hizo, Tim Cook y el resto de ejecutivos de Apple no pararon de anunciar novedades.

El iPhone X

Como cabía esperar, la gran estrella del evento ha sido el iPhone X. Es un teléfono con una gigantesca pantalla OLED que ocupa todo el frontal del teléfono, sin dejar espacio para nada más que las cámaras frontales y el altavoz superior. Está rodeada de un cuerpo de acero inoxidable y su pantalla es de 5,8 pulgadas con una resolución de 20146×1125 píxeles, HDR y sus colores están medidos con True Tone, la tecnología que ya usan en el iPad Pro.

Al carecer de un botón de Home, se inicia pulsando sobre la pantalla. Es un cambio muy importante en el iPhone X, pues iOS 11 también tiene que adaptarse a esta idea. Para ir al menú principal, por ejemplo, hay que hacer un gesto de la parte inferior hacia arriba. Habrá muchos otros gestos de este estilo para la multitarea, Siri y otras operaciones.

El botón lateral, el que sirve para encenderlo, también activa Siri, si bien para desbloquearlo Apple ha creado un reconocimiento facial muy avanzado llamadoFaceID. Por lo general, la lectura de caras de los teléfonos no se ha considerado del todo segura, pues se puede burlar con fotografías en muchos casos, pero ese no parece ser el caso con el iPhone X, que permitirá usar la cara para Apple Pay. La compañía asegura que ni una reproducción profesional de una cara puede engañar a FaceID.

Habrá que probarlo primero, pero el uso de redes neuronales y ‘Machine Learning’ para identificar los rostros suena muy avanzado. Según Apple, esto no sería posible sin su nuevo chip, el A11 Bionic, que también forma parte del iPhone X.

Que un teléfono conozca nuestras caras es algo que puede ser un problema de seguridad, pero Apple asegura que no alberga estos datos biométricos en servidores, sino que está todo en el propio teléfono.

Estas cámaras frontales tan avanzadas para el reconocimiento facial también se van a usar para los animojis, la versión animada de los emojis que reconoce las caras de los usuarios para crear versiones animadas de, no es broma, la caca que sonríe. Es impresionante y algo que esperemos que Android imite cuanto antes, porque no está claro que vayan a ser compatibles fuera de iOS 11. Al menos han trabajado con Snapchat para el seguimiento facial con sus filtros y máscaras.

Las cámaras contarán con un nuevo modo retrato que mejora la iluminación de los rostros y la separa de la luz de los fondos, haciendo que el resultado sea más parecido al de una cámara profesional. Habrá distintos efectos de luz, que no son filtros según Apple, sino un análisis de la luz del ambiente.

En cuanto a la captura de vídeo, los iPhone 8 pueden grabar mejor gracias a un análisis del movimiento de lo que ve. Sus vídeos llegarán a los 4K a 60fps, pero también podrán grabarse en 1080p y 240fps. Esto servirá para hacer vídeos en cámara lenta mucho más fluidos.

Por último, sus cámaras están preparadas para la realidad aumentada: hay más giroscopios, un mejor rendimiento en luz baja, un seguimiento más avanzado del movimiento… En resumen, con ayuda del nuevo procesador A11 Bionic, el teléfono está pensado para aprovechar el ARKit (el conjunto de herramientas para desarrollar en esta tecnología que Apple lanzó en marzo).

El uso de la realidad aumentada en videojuegos fue el más espectacular de todo, pues los juegos analizan el espacio que tienen delante con las cámaras y colocan escenarios y enemigos sobre él. Al estilo de Pokémon Go, pero mucho más completo y con juegos más ambiciosos y con más elementos en pantalla.

En cuanto a sus cámaras traseras, tendrá con lentes más luminosos y zoom óptico. Sin embargo, también cuentan con nuevos sistemas de estabilización de la lente y un flash más luminoso. La tecnología para conseguir retratos mejor iluminados también está en el iPhone X.

Apple ha anunciado también un cargador propio para sus dispositivos, pues el iPhone X contará con esta tecnología. Se llamará AirPower y también servirá con otros dispoitivos, como el Apple Watch o los AirPods.

En cuanto a su precio, lo esperado: costará 1159 euros en su versión de 64GB (habrá otras de 128GB y 256GB) y se lanzará el 3 de noviembre, pero se podrá reservar en tiendas de Apple desde el 27 de octubre.

El iPhone 8

Aunque la atención haya ido al nuevo miembro de la familia, no hay que menospreciar los iPhone 8 y iPhone 8 Plus. Llegarán en cuatro colores, negro, plata y oro y estarán hecho de un duro cristal que, según Apple, deberían aguantar golpes sin problemas, así como el agua y el polvo.

A su vez, cuentan con una pantalla con True Tone (como el nuevo iPad Pro), aunque en los tamaños que ya conocemos: 4,7 pulgadas y 5,5 pulgadas. También tendrán dos altavoces, uno arriba y otro abajo, para hacer un sonido estéreo.

En su interior, el chip, el A11 Bionic. Es la CPU más potente de un iPhone hasta el momento, con seis núcleos: dos de alta velocidad y cuatro de alta eficiencia. En otras palabras, funciona sobre cuatro procesadores cuando no hay mucha carga de trabajo y, cuando es necesaria más potencia, activa los otros dos más potentes. También se podrá cargar sin cables, siempre y cuando se tenga el accesorio correspondiente. No parece que vayan a vender ellos uno propio.

Apple ha presumido mucho de la potencia del dispositivo, tanto para juegos como para ‘Machine Learning’. También ha destacado sus cámaras, que cuentan con un nuevo sensor de 12 megapíxeles más luminoso y con mejor tratamiento del color. El iPhone 8 Plus incluye una segunda cámara, con 12 megapíxeles también, pero con una opción para hacer zoom, como en su antecesor.

El iPhone 8 costará 809 euros y el iPhone 8 Plus costará 909 euros en sus modelos de 64 GB y estarán disponibles desde el 22 de septiembre. También habrá una opción de 128 GB, que no ha sido detallada en precio.

El nuevo Apple Watch

Pese a no ser un éxito absoluto en ventas, el Apple Watch sigue siendo smartwatch más vendido del mundo y ha crecido en ventas un 50% en el último año. Según Apple, es el reloj de pulsera más vendido del mundo, por encima de marcas t tradicionales como Rolex u Omega.

El Apple Watch Series 3 incluye un procesador más potente, algo más de batería y, lo más importante, conexión LTE propia. Esto es, podrá funcionar sin un iPhone, recibir llamadas, conectarse a Internet, servir como GPS… Todo esto, sumado a las características que ya tenía como reloj deportivo y a la compatibilidad con los AirPods, los auriculares blutooth de Apple. Así pues, se puede usar para hablar con Siri o para escuchar música o la radio.

Gracias a una nueva versión de su sistema operativo, WatchOS 4, también contará con desafíos y entrenamientos personalizados, un sistema de medición de pulsaciones más avanzado, que medirá incluso el corazón en reposo para hacer un seguimiento de la salud del usuario. De este modo, si alguien sufre de arritmia, el teléfono podría ayudar a un diagnóstico temprano.

A su vez, Apple ha mencionado las nuevas correas y sus alianzas estratégicas con Nike, para el empleo de la app Nike+; y con varios fabricantes de telas. El Apple Watch es casi un complemento de moda, de ahó que hagan tanto hincapié en estos detalles y también hayan ampliado su carísima versión en material cerámico, que ahora viene en blanco y en negro.

Se lanzará a partir del 22 de septiembre en España, pero sin la conexión a Internet. No está aún claro si esta versión llegará a nuestro país, pero sí lo hará en otros como EEUU o China. El precio, similar a los anteriores, 369 euros en la versión básica y 399 dólares en la versión con conectividad 4G.

Apple TV

Poco después de anunciar su reloj, Tim Cook anunció su nueva AppleTV 4K, que también contará con tecnología HDR (dentro de los dos estándares más habituales, Dolby Vision y HDR 10) para la reproducción de contenido. También es más potente y más rápida, y contará con el catálogo de Amazon, HBO y Netflix.

Se lanzará con novedades en la app de TV, su servicio de seguimiento de canales de televisión, que no llegará a todos los países donde se lance. España es uno de los que se pierden estas características y otras, como las características especiales con canales deportivos que tiene en EEUU.

Entre el contenido que llegará a la AppleTV, hay un nuevo videojuego, desarrollado por thatgamecompany (cuyos juegos son considerados arte por el MOMA) y que se llamará Sky.

Se lanzará el 22 de septiembre por 199 euros en su versión de 32GB, pero hay otra de 64GB por 219 euros.

Las ausencias

Aunque muchos esperaban que la nueva AppleTV fuera, literalmente, una televisión hecha por Apple y con tecnologías avanzadas, al final no ha sido así. Lejos de ser una decepción, es una realización más de que Apple sigue concentrada en unos productos muy concretos y que no va a sacar los pies del tiesto. Aún.

La ausencia de unos nuevos AirPods, sin embargo, sí llama más la atención, puesto que se ha anunciado un nuevo teléfono y podrían perfectamente haber renovado un poco sus auriculares bluetooth para acompañarlos. Eso o, al menos, haber anunciado una versión en negro, como muchos esperaban.

Aún así, este evento de Apple ha sido uno de los más importantes en los últimos años, dado que han cambiado mucho el aspecto de su producto estrella. El iPhone X tendrá que luchar contra el icónico legado con las pantalla rodeada de dos bordes simétricos. Sin embargo, si todo lo enseñado por Apple cala en el público, es posible que esta nueva era del iPhone sin nada en el frontal salvo pantalla cale bastnte rápido, incluso a pesar de ese elevado precio.

0
Richard Reyes
Ejecutivo de @Telealtura canal 17 y Director de www.activa247.com, Reportero Gráfico, Webmaster // Más sobre mi aquí. http://bit.ly/UzG80Z
http://www.activa247.com

Deja un comentario