Samsung Gear Sport, un reloj deportivo que también puede controlar tus Power Point

Elmundo.es / Lo cierto es que la propuesta de probar el nuevo reloj inteligente de Samsung, el Gear Sport, no podía haber llegado en mejor momento: la campaña prenavideña, cuando las cenas, comidas, aperitivos y fiestas (ojo, de trabajo) se acumulan. Así que no viene mal que te reten, aunque sea a que superes los 6.000 pasos al día.

El mejor efecto que tienen los relojes inteligentes, sobre todo los deportivos, aunque no sólo éstos, es el estímulo. Tanto da si es para competir contra uno mismo como para compartir y presumir en las redes sociales de la cantidad de kilómetros que has corrido o caminado esta semana, mes o año. Y, además, cuando es algo nuevo, se toma con más ganas. Así que bienvenido sea el reto.

La idea es llegar al final de la Navidad sin lucir una forma esférica y entrar en el 2018 dentro de la misma talla que en 2017.

Para esa función de control, ayuda no sólo el conjunto de aplicaciones específicas para deporte, sino también el programa de salud con contabilización de las calorías ingeridas. La base de datos de tipos alimentos y de platos es bastante completa e incluye platos preparados por diferentes cadenas. Aunque siempre se puede mejorar, si uno quiere, con un poco de dedicación puede llevar la cuenta de lo que se ha metido entre pecho y espalda. No valen excusas.

Si nos centramos en el reloj en sí, la foto dice bastante. El mercado de este tipo de accesorio está lo suficiente maduro como para que la oferta sea muy variada, incluso dentro de los modelos deportivos. Samsung ya los tiene en forma de pulsera, así que ahora combina las especificaciones deportivas de las pulseras de actividad con la forma de un reloj más tradicional y, además, compatible con correas de 20 milímetros, para que la personalización sea total.

En algunos dispositivos esto de la personalización es un poco anecdótico. ¿Personalizar un portátil? Bueno. Pero en otros casos, resulta bastante más importante. Es el caso de los relojes. El Gear Sport está disponible en colores negro y azul y tiene una gran cantidad de posibilidades para diseñar la esfera de 1,2 pulgadas, tecnología Super AMOLED y resolución de 360 ppp a gusto de cada cual.

Otro dato importante para algo que se lleva en la muñeca todo el día: pesa (sin correas) 50 gramos, es de acero inoxidable (buena elección) y el tamaño no está mal. Sigue siendo, como la mayoría de los que tienen sus mismas prestaciones, un poco voluminoso con esos casi 12 milímetros de grosor, pero mide 42,9 milímetros de ancho y 44,6 de largo.

Lo mueve un procesador de doble núcleo y el sistema operativo es Tizen, el elegido por Samsung para este tipo de dispositivos, para sus televisores y otros equipos diferentes de móviles y tabletas.

Cuenta con cuatro gigas de memoria interna en la que podremos llevar música o fotos, lleva módulos de comunicación Bluetooth, WiFi, NFC y los sistemas de geoposicionamiento GPS, Glonass y Beidou, y cuenta con acelerómetro, giroscopio y barómetro.

La batería es de 300 miliamperios y, como en otros modelos, se carga inalámbricamente mediante una base.

Este último apartado, el de la batería, es el que menos me ha gustado. Tanto que he pedido que lo revisen para comprobar que el equipo está en condiciones y no había un problema técnico. El Gear Sport que probé ha superado el día y medio de actividad, pero esperaba al menos llegar a los dos días. Y es lo que, desde la compañía coreana me dicen que resiste. Con el veredicto técnico y otro reloj lo volveré a comprobar y comentaré el resultado final. Pero, de momento, sí resiste, sin modo de ahorro de energía, más de un día y medio intenso.

Además del material, acero inoxidable, la primera buena sorpresa es que la resistencia al agua ahora sí incluye natación. Otras versiones eran sumergibles hasta determinada profundidad, pero cuando se leían las instrucciones se descubría que NO se podía nadar con ellos. El Gear Sport aguanta cinco atmósferas, equivalente a una inmersión de 50 metros y resiste las brazadas. De hecho participa de la plataforma de natación Speedo On.

El funcionamiento es igual al de otros modelos de la casa: sencillo e intuitivo, y el invento del bisel giratorio, además de la pantalla táctil, está muy bien. Es un reloj muy versátil: el Gear Sport es un buen compañero tanto si te gusta caminar, correr, montar en bicicleta, nadar o puedes quedarte con el público si lanzas una presentación en Power Point con él o lo utilizas como mando a distancia. Y, si eres de los amantes de la música que se han pasado a la modalidad de pago de Spotify, al Premium, también lo puedes usar con este reloj inteligente.

A veces damos por supuestas funciones y no las contamos, así que sí, claro, da notificaciones de las aplicaciones que seleccionemos, pero para eso tiene que estar vinculado a un teléfono móvil, que puede ser Samsung o no e, incluso, es compatible con los iPhone de Apple.

¿Entrará dentro del presupuesto como regalo de Navidad? No es prohibitivo, cuesta 353 euros. Los hay más caros y también más baratos. Pero es un reloj inteligente muy compensado y versátil, que sirve tanto como reloj deportivo (mide ritmo, consumo de calorías, actividad, pulsaciones…) como de uso diario.

0
Richard Reyes
Ejecutivo de @Telealtura canal 17 y Director de www.activa247.com, Reportero Gráfico, Webmaster // Más sobre mi aquí. http://bit.ly/UzG80Z
http://www.activa247.com

Deja un comentario