David Weinberger: “El error de Internet fue pensar que la libertad de expresión era buena”

Se define a sí mismo como “un optimista deprimido de Internet” y es un tipo excepcional en muchos sentidos. Doctor en filosofía de formación, David Weinberger es uno de los mayores expertos en la web de todo el mundo. Un hombre que que se toma su tiempo antes de responder a una pregunta y que da muchas vueltas alrededor de una misma idea pero que, al mismo tiempo, es capaz de encandilar a un auditorio hasta la bandera y de diseccionar, como pocos han logrado, el impacto de Internet en las relaciones humanas y en cómo está trasformando el conocimiento en la sociedad.

Casi 20 años después de publicar The CluetRain Manifesto (1999), el bestseller que ha sentado los paradigmas para comprender cómo Internet ha cambiado radicalmente el mundo del márketing, Weinberger continúa en activo dando charlas. En su última parada, ha visitado el espacio Medialab Prado para inaugurar el Taller internacional Inteligencia Colectiva para la Democracia y de paso colaborar con los autores de distintos proyectos seleccionados por este espacio.

Marketing, motores de búsqueda, campañas electorales en Internet, periodismo… A lo largo de su carrera, Weinberger ha tocado prácticamente todos los ámbitos de Internet e incluso le ha sobrado tiempo para dedicarse al humor como autor de chistes de tiras cómicas o al mundo de la academia en algunas de las instituciones más prestigiosas del mundo, como Harvard.

La conversación con él se convierte en una enredadera, cada pregunta tiene referencias a las anteriores. Piensa, matiza, vuelve sobre sí mismo. Weinberger, en cierto modo, expone su pensamiento con la misma estructura que tiene Internet, y su propio currículum, una gran red de puntos interconectados de caótica apariencia, esconde tras de sí un conocimiento brillante acumulado a lo largo de décadas de reflexión, estudio y observación.

P: ¿Ha hecho Internet bien o mal para la sociedad?

R: Hoy en día no se reconoce lo suficiente todo lo bueno que ha aportado Internet. La conversación se centra en el mal que ha hecho, pero yo intento fijarme en los aspectos fundamentales en los que Internet afecta a nuestra sociedad en el buen sentido.

P: ¿Por ejemplo?

R: En el último siglo, los humanos nos hemos convertido en consumidores de información. Esto significa que parte de nuestro día a día consiste en recopilar distintas fuentes de información y entretenimiento con el objetivo de ser más inteligentes, tomar mejores decisiones y ser más felices. Hasta ahora, la información y el entretenimiento estaban en pocas manos. Ahora, con internet cualquiera puede hacerse oír en el mundo entero.

P: Eso es algo en potencia que raramente ocurre. La mayoría de los blogs o de las redes sociales de la gente tienen un alcance muy limitado…

Ahora alguien muy pequeño puede lograr algo muy grande. Antes era imposible. Un ejemplo de eso es la propia historia de los hashtags. No fueron inventados por Twitter, se lo inventó un usuario durante una conferencia. Se le ocurrió la idea para que todos pudieran ver los comentarios del resto de los asistentes. A partir de ahí, otros le copiaron y la red social lo incorporó.

Fueron esos hastags los que convirtieron a Twitter en un medio de comunicación con el que encontrar información sobre un tema nuevo y han permitido la aparición de movimientos como el #MeeToo, que no tienen un líder o estructura, solo un hashtag ha hecho posible un movimiento así, algo que a un tipo se le ocurrió en una conferencia.

P:Pero también ha permitido la irrupción de bots. En Estados Unidos no paran de hablar de los bots rusos y les acusan de manipular las elecciones…

R: El error respecto a internet fue pensar que la libertad de expresión era buena, pero nunca habíamos tenido la libertad de expresión que tenemos ahora. Antes, se limitaba a un ámbito local como quejarte en la calle pero carecíamos de una libertad de expresión que nos permitiese llegar a cualquier parte del mundo como sucede ahora con Twitter y con las comunicaciones electrónicas.

Paralelamente, la ciencia también ha descubierto carencias de nuestro cerebro como el confirmation biased. Ahora tenemos una libertad de expresión que nunca tuvimos pero, a la vez, conocemos nuevos mecanismos para distribuir mentiras y sabemos cómo se puede engañar mejor a nuestro cerebro.

P: ¿Y cómo se prepara a la gente para esa libertad de expresión? ¿cómo se soluciona el problema?

Realmente no lo sé. Creo que debemos probar cualquier cosa pero no puede haber una solución única. Eso sería volver a principios autoritarios. Ahora mismo, un solo agente, los rusos, pueden llenar internet de bots para manipular la información. Es una realidad que hay personas que, por razones políticas o económicas, trabaja con la intención de subvertir la voluntad de la gente.

Internet ya ha demostrado que es capaz de acabar con problemas aparentemente irresolubles. Hace 15 años el SPAM era un problema que estaba acabando con el email pero, en un abrir y cerrar de ojos, una combinación de técnica e intereses comerciales lograron frenar el problema.

Ahora es un escenario algo distinto, unos cuantos hackers muy astutos pueden poner en peligro a una democracia como Estados Unidos. De momento lo están haciendo bastante bien. Los bots contribuyen a amplificar desinformación que la gente difunde de forma intencionada. Se trata de un problema muy importante y, como nuestra democracia depende de acabar con los bots y espero que seamos capaces de solucionarlo.

P: ¿Qué es lo mejor y lo peor de las siguientes empresas de internet?

R: No sé cuánto podré responderle…

P: Facebook

Lo mejor: tienen 2,3 mil millones de usuarios. Algo tienen que estar haciendo bien.

Lo peor: su incentivo para generar clicks se interpone en su propio origen como red social

P: Twitter:

Lo mejor: Nos han dado una nueva retórica. Una forma de hablar en la que cualquiera puede pronunciarse y ser escuchado.

Lo peor: Tienen que hacer frente al discurso del odio. No pueden seguir escudándose en que son una plataforma abierta.

P: Amazon

Lo mejor: Su política sobre opiniones de productos

Lo peor: Su comportamiento agresivo ha dejado sin negocio a industrias enteras

P: Netflix

Su buen contenido es lo mejor y lo peor que tienen. Hay cosas geniales pero también hay mucho contenido infumable.

P: Vayamos a un ejemplo concreto, ¿en qué ha mejorado la vida de un tipo normal de clase media?

R: He cumplido 68 años, pero cuando eran un niño dejaban el periódico a la puerta de casa todas las mañanas. Cuando encontrabas un artículo que te gustaba o sobre un tema que te interesaba querías más información. Pero no había forma en la que pudieras obtener más información. En un periódico hay noticias, la información más reciente y no tiene sentido ir a la biblioteca porque solo encontrarás otra copia de lo mismo. Tampoco tenías ordenadores o un motor de búsqueda como Google que te ayudasen en esa tarea y te quedabas estancado. Hoy en día este proceso no se repite, porque Internet lo damos por sentado, como un derecho y es algo bueno. Siempre queremos saber más y conocer sobre lo que nos interesa. Si hoy volviéramos a la situación de antes de Internet, sentiríamos que estamos en la cárcel.

P: ¿Ha dejado de ser tan optimista respecto a Internet?

R: Soy un optimista deprimido. Internet tiene muchos problemas. Comenzó a interesarme Internet a principios de los 90. Pensaba que era una tecnología que no podía detenerse por su capacidad de conectar a las personas pero la razón de mi optimismo no era la tecnología, eran las personas. La tecnología sin nadie que la use no es nada. Era una suerte de fe hippy: si conectas a varias personas sin restricciones sacarán lo mejor de sí mismos. Sin embargo, cuando ves algunas pesadillas de Internet como las campañas de acoso y el racismo me resulta deprimente.

P: Internet ha dado lugar a nuevos delitos y mucha gente está preocupada porque sus hijos sean víctima de ellos ¿Cómo se debería afrontar el problema?

R: Hay que darles una base a los más pequeños y tener en cuenta que Internet, como es lógico, está compuesto de distintos espacios. Debe haber espacios en los que la gente expresar su enfado. No tienen que ser los más valiosos pero cumplen una función. El concepto de espacio abierto no existe en Internet. Para acceder usas una determinada aplicación o programa. Cada espacio se concibe con unas reglas.

P: La gente suele aprender a usar y a relacionarse en Internet de forma autodidacta. ¿Cree que se debería educar a la gente en su uso de algún modo?

R: Internet funciona por ensayo, error y recomendaciones de terceros pero el problema es que estamos enseñando a las nuevas generaciones de manera anticuada. Como se hacía antes de que Internet existiese. Por ejemplo, mucha gente cree que si algo está en Internet tiene que ser verdad. Nada más lejos de la realidad.

P: Hace 40 años sostiene que la información pasaba por pocas manos: estaba filtrada, había un editor, etc… Sin embargo, ahora es Google quien se encarga de ordenar y jerarquizar el esa información hemos cambiado la tarea que hacía un humano por una máquina

R: Sí. Pero la información sin filtrar no existe. Debe existir un filtro para que sea información.

P: ¿Y en la Deep web?

Incluso en los rincones más oscuros de la web existe un filtro basado en la confianza que tiene la gente que accede a esos sitios.

P: ¿Y en el Internet ‘normal’ que usa cualquiera?

R: Creo que los filtros tienen que existir. Sin embargo, es necesario saber quién lo filtra, cuan tendenciosos es, cuáles son sus intereses y en qué medida les afecta. Los filtros (sean humanos o de algoritmos) no son un problema. Se trata de que la gente conozca más información sobre cómo funcionan para que sean capaces de discernir.

P: ¿Se puede recuperar la neutralidad en la red en Estados Unidos?

R: Es un estado antinatural para Internet. El problema es que el oligopolio de Internet se ha vuelto más fuerte y se ha atrincherado. A principios de los 2000 había miles de proveedores de servicios de Internet. La corte suprema lo prohibió. Con una nueva legislación sería posible. Asimismo, los municipios y los estados podrían proporcionar sus propias redes neutrales de Internet como está intentando hacer California.

0
Richard Reyes
Ejecutivo de @Telealtura canal 17 y Director de www.activa247.com, Reportero Gráfico, Webmaster // Más sobre mi aquí. http://bit.ly/UzG80Z
http://www.activa247.com

Deja un comentario